Seguro que alguna vez has soñado con tener un cocinero profesional en casa.

Alguien que te preparase tus platos favoritos con las mejores materias primas, para que tú, sin casi mover un dedo, disfrutes de una cocina sana pero rica y sabrosa.

Sin embargo, tener a un cocinero en casa es algo que se escapa del presupuesto de la amplia mayoría. O puede que no… ¿qué pensarías si te dijésemos que existen unos productos que te darían todo eso a un precio asequible?

Increíble, ¿verdad?

Pues justo eso son los alimentos de quinta gama. Unos productos que aúnan calidad, rapidez, alta conservación y un precio para todos los bolsillos.

Pero sobre todo, son una tendencia más que interesante dentro del sector de la alimentación. Si tienes una empresa, estate bien atento, porque aquí puedes tener la respuesta a esa nueva línea de productos que quieres sacar.

Vamos a por ello. 😉

 

¿Qué son los productos de quinta gama?

Como se suele decir, mejor empezar por el principio.

Se considera alimentos de “V o 5ª gama”, a productos de alta calidad dentro del sector de la alimentación. Gracias al tratamiento que reciben, conservan su textura y propiedades originales, pero se mantienen bien mucho más tiempo.

Aclaración importante: no nos estamos refiriendo a los “platos precocinados” o “elaborados” que estás cansado de ver en el supermercado. La comida de quinta gama es de calidad y suele venir respaldada por un cocinero profesional, pero te lo explicamos en profundidad ahora.

El secreto de estos alimentos está en un sistema de producción que gracias a la tecnología que usan, permite:

  • Mantener la textura, sabor, color y olor originales: es decir, cuando los abres tienes la sensación de estar comiendo algo recién preparado.
  • Salud: son alimentos de alta calidad en los que en la elaboración no se han usado conservantes u otros aditivos.
  • Higiene y seguridad: el proceso se basa en tratamiento de calor y una pasteurización suave. El envasado (por raciones) se suele hacer al vacío o con una atmósfera modificada que permite que se conserven más tiempo.

Ejemplos de alimentos de 5ª gama:

  • Sopas.
  • Ensaladas.
  • Purés.
  • Carnes.
  • Pescados.
  • Postres.
  • Pasta y pizza.
  • Hortalizas.

Estos son solo algunos ejemplos, pero la realidad es que hay proveedores de quinta gama que ofrecen platos mucho más elaborados como una carrillera de cerdo, fabada asturiana o ternera estofada. No hay límites.

Beneficios de los alimentos de quinta gama de cara a distribuirlos

A la V gama también se la suele conocer como alimentos de última generación, por la amplia variedad de ventajas que conllevan gracias a su tratamiento con nuevas tecnologías.

Vemos cada una (fíjate que ya te indicamos sectores donde funcionan muy bien):

  • Alta calidad: se elimina el uso de conservantes y otros aditivos, el secreto de su durabilidad y “frescura” es el tratamiento y envasado que te comentamos un poco más arriba.
  • Ahorro de tiempo: son producto elaborados que se comercializan “listos para consumir”, pero que gracias a su proceso de producción (elaboración y envasado) parecen recién cocinados.
  • Buena relación calidad/precio: son muy, muy interesantes para el consumidor final porque son sanos (una demanda cada vez más fuerte del mercado), tienen un precio asequible… pero están ricos.
  • Celebraciones especiales: quién no ha tenido un compromiso y no ha sabido qué hacer para cenar. Con este tipo de platos esa presión desaparece. Podrás preparar una comida de impresión, sin que nadie note que son alimentos elaborados.
  • Muy interesante para hoteles y restaurantes: ¿calidad, rapidez, alta conservación y precio asequible? Con estas características es obvio que la quinta gama se convierte en un recurso muy interesante para cualquier negocio de hostelería.
  • Salud y educación: por los mismos motivos que para la hostelería, en el sector de la sanidad y la educación son también unos alimentos muy útiles.
  • Seguridad alimenticia: mínima manipulación de los alimentos y aplicación de nuevas tecnología en su proceso de higienización. Se usa calor, una pasteurización muy suave y, en algunas ocasiones, inhibidores bacterianos naturales (aceites esenciales de ajo, tomillo, etc).
  • Muy fáciles de usar: prácticamente es abrir y calentar.
  • Gestión del stock sencilla: al ser productos que se conservan más tiempo (ojo, depende de cada alimento), es más difícil que puedas quedarte desabastecido.

Como ves, son unos productos con muchas posibilidades de comercialización tanto si te mueves en un entorno B2B o B2C.

¿Qué hacer si ves en estos productos una oportunidad de negocio?

Los alimentos de quinta gama son una oportunidad de negocio. Esto es indudable porque responden a una demanda cada vez más creciente del mercado: productos saludables, ricos y no excesivamente caros.

¿Tú también ves en la V gama una opción interesante pero no sabes cómo empezar a comercializarlos?

Nosotros te ayudamos.

En Aproxyma tenemos toda la información que necesitas para empezar a trabajar con estos productos con éxito. Lo único que tienes que hacer es pinchar aquí. Ya hacemos nosotros el resto. 😉