En este artículo te vamos a contar una situación que hemos visto durante demasiado tiempo en España y comprobado en múltiples países, y que ahora está teniendo consecuencias muy duras para muchas empresas españolas.

La falta de posicionamiento comercial en mercados exteriores está ahora teniendo un enorme peaje. Te explicamos cómo y por qué.

La marca España durante las últimas décadas

Esto ha sucedido así los últimos 50 años. En España, ha sido tradición y todavía se sigue haciendo en bastantes ocasiones, el vender productos como aceite, vinos, cítricos, trufas o tomates a granel a empresas extranjeras. Estas empresas cogen el producto en bruto, lo transforman ligeramente y lo comercializan bajo su marca por todo el mundo.

Empresas francesas, holandesas o italianas se han abastecido de productos a granel en España y han logrado posicionarse y colocarse en los mercados internacionales consiguiendo la fidelización de un número importante de clientes/país y cliente/producto.

Para que te hagas una idea, España es el primer productor mundial de aceite y de trufas, está entre los tres primeros en vino y el 1º o 2º de limones; sin embargo, son otros los que tienen posicionadas sus marcas en el mundo con estos productos.

España pone el producto de la tierra pero son otros los que le sacan el gran beneficio.

¿Qué consecuencias tiene esto?

Esta estrategia, aunque más cómoda, tiene un impacto fatal para nuestro país:

  1. Competencia en precio: esta estrategia de granel obliga a competir en precio con productores de Sudáfrica, Túnez, Grecia o Marruecos. Economías menos desarrolladas en las que competir en precio es casi un suicidio. Esto, a su vez, tiene consecuencias negativas en salarios y condiciones laborales.
  2. Infravaloración del producto: el producto español es un chollo para estas empresas extranjeras, que acceden a productos de máxima calidad que luego revenden bajo marca propia a un precio muchísimo mayor.
  3. Nulo posicionamiento: Si tú no posicionas tu producto y tu marca, alguien lo hará por ti. Los supermercados de todo el mundo están llenos de productos españoles vendidos por empresas muy bien posicionadas. En EEUU, Alemania, Hong Kong, Emiratos Árabes o Canadá las marcas Italia, Holanda o Francia son las que tienen el reconocimiento. No vayamos a engañarnos.
  4. Estancamiento: gran parte de la producción española se ha acomodado. Es más fácil desentenderse de estrategias comerciales y de posicionamiento, marketing, comunicación o innovar. El problema es que los tiempos han cambiado, y ahora a estas empresas extranjeras no les cuesta acudir a comprar a mercados africanos o asiáticos a comprar naranjas, aceite, tomates…etc.

Lo que ha sucedido es que muchas productoras españolas de conservas, vino, aceite, frutas y hortalizas están quebrando o desapareciendo. Tan triste como real.

¿Hacia donde irá la marca España?

La marca España que hemos estado vendiendo, con toda esa calidad infravalorada, es la que se puede comprobar en las tiendas de los aeropuertos. En vez de impulsar el I+D en nuestros productos de primerísima calidad, nos hemos dedicado a vender el sol, la playa y la paella.

Haber delegado durante tantos años la comercialización propia es un lastre difícil de levantar. Corregirlo será lento, pero no imposible, y debemos empezar ya.

Si tu empresa se encuentra en esta situación, ponte en contacto con nosotros. O, al menos, si quieres que esta información se sepa, comparte el artículo. Construyamos una verdadera marca ESPAÑA.

Soy Fran. Mando consejos diarios a mis suscriptores para que aumenten las ventas internacionales de sus negocios gracias a soluciones de Inteligencia de Negocio y Big Data
Doy mi consentimiento y acepto la Política de Privacidad. Recibirás emails sobre como vender más en otros países y hacer crecer tu negocio. Te voy a ofrecer servicios que te ayuden. Si no te gusta, te das de baja y ya está. - https://www.aproxyma.com/politica-de-privacidad/
X