“Si vendiese mis productos en otros países podría duplicar mi facturación anual”.

La frase anterior es un pensamiento recurrente que suelen tener muchos empresarios que ven en la exportación la gran oportunidad para aumentar sus beneficios. O más que pensamiento, podríamos hablar de sueño. Y sueño imposible además.

Internacionalizar una empresa conlleva tomar muchas decisiones: ¿qué países son los mejores para mis productos? ¿A qué sector específico de los consumidores me dirijo? ¿Cuáles son los mejores canales de distribución?

El problema reside en que una mala elección en cualquiera de esas preguntas puede suponer un auténtico agujero negro en nuestro presupuesto. Por eso, antes de tomar ninguna decisión, hay que cerciorarse de que vamos por el camino correcto.

¿Cómo?

Sigue leyendo. 😉

 

A qué problemas te enfrentas a la hora de internacionalizar tu empresa

Cuando hablamos de exportar tus artículos a otros países tienes que estar pendiente de 1.001 detalles, pero para que la operación acabe siendo exitosa, tienes que tener especial cuidado con estos 4 puntos:

  • Viabilidad económica: hay que tener claro cuál es la previsión de ingresos a conseguir, cuándo empezarán a llegar, retorno de la inversión, etc. Y por supuesto, también la salida de dinero (inversión inicial necesaria, si habrá que recortar de otros puntos, impuestos, costes extra, etc).
  • Análisis del entorno: como veremos luego en detalle, la información es poder. Hay que valorar los distintos mercados que existen, cuáles son a los que podremos acceder de forma fácil o si hay alguno en el que podamos encontrar alguna resistencia especial.
  • Canales de venta: tan importante como los productos a vender o en qué países, es cómo vamos a conseguir hacer llegar nuestros productos al cliente final. Saber cómo distribuir los artículos será vital para evitar que se disparen los costes.
  • Perfil del consumidor: las estrategias de venta actuales nos llevan a atacar públicos hipersegmentados donde la personalización es la reina. Pero claro, para eso necesitas saber cuál es el perfil de tu cliente ideal (gustos, necesidades, objeciones a la compra, valores, intereses…).

La realidad es que para que tu empresa pueda abrirse a nuevos mercados necesitas datos. Datos que te permitan tomar decisiones con criterio y que te den seguridad.

Ya que vas a gastar mucho dinero en salir al mundo, mejor hacerlo con certezas que con hipótesis, ¿no?

 

Big Data + Análisis de datos: internacionalizar tu empresa con certezas y seguridad

A todos nos encantaría tener una bola de cristal a la que preguntar siempre cuál es la mejor opción a tomar en cada situación. Así nunca nunca nos equivocaríamos y tendríamos la seguridad de haber tomado el camino correcto.

¿Y si te dijésemos que algo parecido es posible?

Desde luego no podemos predecir el futuro, pero nos quedamos bien cerca. 😉

Nos estamos refiriendo al Big Data aplicado a la exportación. A cómo la recopilación y estudio de datos nos permite analizar con mayor precisión nuestra situación en relación al objetivo a conseguir, y así, poder optimizar nuestra estrategia.

Fíjate en las ventajas que tiene:

  1. Desarrollar nuevas líneas de negocio: los datos nos dan tendencias, y las tendencias son siempre oportunidades de negocio a tener en cuenta. Lee este post sobre exportar plástico y este otro con 5 productos que podrías exportar ahora mismo.
  2. Crear y lanzar nuevos productos: en la línea de lo anterior. Al saber cuáles son las preferencias de los consumidores puedes crear nuevos artículos con la tranquilidad de saber que va a haber demanda. O también, de eliminar (y así reducir costes), de los que no funcionan bien.
  3. Más beneficios en menos tiempo: lo que nosotros denominamos acelerar tu empresa. El Big Data se puede aplicar a  cualquier aspecto de tu negocio, lo que te permitirá reducir gatos, pulir ineficiencias, potenciar lo que te da más rentabilidad, etc.
  4. Entrar en otros países/mercados: o lo que es lo mismo, acceder a nuevos clientes. 😉
  5. Conocer mejor a tu cliente: en estos momentos, cualquier estrategia de marketing gira por y para el cliente. Necesitas conocer qué es lo que quiere para poder amoldar y mejorar tu oferta en relación a ello.
  6. Información privilegiada acerca de tu competencia: puedes saber a qué empresas o clientes concretos están comprando un producto determinado, en qué cantidad o con qué clientes trabajan. Lo que necesitas para poder jugar tus cartas y superarles.

Interesante, ¿verdad?

Pues si tu empresa es de alimentación, aquí tienes un post específico en el que te explicamos cómo el Big Data puede ayudarte a generar más beneficios en este sector.

 

En Aproxyma podemos ayudarte

Como has visto, si quieres internacionalizar tu empresa, necesitas datos e información que te permitan tomar las mejores decisiones e invertir tu dinero con mayor garantía de éxito.

Pero, ¿de dónde sacar esos datos?

Pues justo a eso es a lo que nos dedicamos en Aproxyma.

Ponte en contacto con nosotros y conquista nuevos mercados con la seguridad de que todo irá bien.