Seguro que no paras de oír hablar acerca del potencial de venta que tienen los productos ecológicos o biológicos. Sin embargo, lo más probable es que tengas serias dudas acerca de si son tan buenos como para que tú los comercialices con tu empresa.

¿Son de verdad estos alimentos una nueva línea de productos interesantes?

No te separes de la pantalla porque con este post, justo damos respuesta a esa pregunta. 😉

 

Los números no engañan: los productos ecológicos son una gran oportunidad de negocio

Según el informe The World of Organic Agriculture no hay duda, el mercado de los productos biológicos está creciendo a una velocidad de vértigo.

Fíjate:

  • 13,5 millones de hectáreas y 33.5000 millones de euros: en el 2016, Europa se tiñó de verde al crecer casi un 12%.
  • 41€ por persona: de media, un europeo se gasta eso en productos ecológicos. Puede parecerte poco, pero recuerda que solo hace unos años este mercado era completamente invisible. La tendencia de crecimiento es increíble. Otro dato, en Suiza esa cifra se eleva a 274€ por persona.
  • Huevos y leche ecológica: ambos son dos de los productos más demandados dentro del sector de alimentación saludable. También hay que prestar atención a los snacks y a los productos de IV gama y V gama.

¿Pero es esto solo una tendencia que se da a nivel europeo?

Nada de eso.

España no solo es el país con más hectáreas dedicadas a agricultura ecológica de Europa, sino que ya se mueve en este mercado alrededor de 1.5000 millones de euros.

 

La guerra de precios. ¿Merece la pena comercializar este tipo de productos?

Lo más seguro es que al leer lo anterior hayas pensado: “sí, todo esto está muy bien, pero mis clientes no van a pagar el precio que conlleva estos alimentos”. 

Cierto. Al final el que manda es el cliente, pero tampoco hay que precipitarse.

 

1. La tendencia general es clara

Aunque es cierto que estos productos tienen un precio más elevado que puede echar para atrás a ciertos potenciales consumidores, hay otra realidad que combate este hecho.

Nos referimos a la concienciación y a una mayor preocupación por la salud.

Mientras que hace años los productos bio eran considerados un capricho, ahora se entienden como una necesidad prioritaria. Nuestro frenético ritmo de vida unido a la ausencia de tiempo para cocinar, nos ha llevado a unas tasas de obesidad, colesterol o enfermedades cardiovasculares preocupantes.

La reacción a esto es lo que hace que a la gente ya no le importe tanto pagar, siempre y cuando, los productos sean sanos.

 

2. No todos los productos ecológicos son tan caros

Si a pesar de lo que te acabamos de comentar sigues convencido de que tu público no compraría a esos precios, no te preocupes, hay otras opciones. Por ejemplo, los productos de V gama de los que ya te hablamos en profundidad en este otro post.

Se trata de comida preparada de alta calidad que gracias a los avances tecnológicos conserva todos los nutrientes y la textura de los alimentos. Dicho de otra manera. son productos ricos y sanos, pero al mismo tiempo, cómodos y fáciles de consumir.

Pero a esto se le añade que al poder conservarse bien durante más tiempo, los precios son más reducidos.

 

¿Quieres más opciones? Nosotros te las damos

En el post te hemos dado cifras y te hemos explicado por qué el mercado cada vez reclama más productos de este tipo (y está dispuesto a pagar precios más elevados).

Pero… también hay otra opción más: exportar estos alimentos a países donde lo ecológico ya esté más consolidado. No olvides el dato que te dimos antes, en Suiza cada persona consume de media 247€ en productos bio.

¿Te gustaría saber qué países pueden ser lo más interesantes para exportar tus productos?

Pues es muy fácil. Solo ponte en contacto con nosotros y nos encargaremos de que aumentes tu cartera de clientes vendiendo en otros países.

¡Te esperamos!